Taller de Halloween

#Noticias Blog 23 octubre 2018

Buenos días!!!!!!


Se acercan el 31 de octubre (Halloween) y hemos pensado en hacer un taller especial para la fecha.


Ya sabemos que unos estáis encantados y a otros celebrarlo os parece un horror pero yo pienso que es un día más para estar con los amigos y hacer algo juntos. Además a los niños les encanta!!!!!




Así que si queréis preparar algo distinto no dudéis en acudir al taller el 24 de octubre (miércoles). Vais a aprender recetas misteriosas!!!! 


Por la mañana a las 11h


Por la tarde a las 18h.


Reserva tu plaza llamándome o con un mensaje a mi móvil.


Os esperamos!!!!!


Pdt.: Os cuento un poco la historia de donde viene la celebración de Halloween.


Se remonta a la época pre-cristiana cuando los celtas, por entonces, celebraban la Samhain -en gaélico-, es decir "el final del verano" y tras esta, la Noche vieja pagana.


La Nochevieja pagana, cuya noche comenzaba el 31 de octubre de nuestro calendario, marcaba la transición entre el viejo y el año nuevo; en este tiempo, los espíritus de los muertos podían acceder a nuestro mundo, es decir, al mundo terrenal, y visitar a sus seres queridos. Los familiares y allegados debían encender una vela por cada difunto en la familia, y colocar esta en la ventana a fin de guiar al hogar, al espíritu. Se decía, que de no ser así los espíritus malignos perturbarían el sueño de las familias. Esta tradición aún sigue vigente en algunos lugares de Irlanda y Escocia. Según cuenta la leyenda, la madrugada del 31 de octubre al 1 de noviembre, el mundo terrenal era completamente accesible y no sólo a los muertos, sino también a los elfos, las hadas, los duendes y gnomos. Y ¿para qué?. Bueno todos sabemos que los elfos y hadas son gente muy alegre, y tal vez, un poco "picajosa" y claro, vienen... ¡Para gastar bromas!


También se le da el nombre de Noche de Brujas, Día de las brujas, Samhain.


En el Samhain se celebra el final de la temporada de cosechas en la cultura celta y era considerada como el Año nuevo Celta que comenzaba con la estación oscura. Los antiguos celtas creían que la linea que une éste mundo con el Otro Mundo se estrechaba con la llegada del Samhain, permitiendo a los espíritus pasar a través. 


La celebración es de origen Celta y se celebra desde el Siglo XIX. 


Halloween (contracción de  All Hallows Eve, Víspera de Todos lo Santos) es una fiesta moderna del resultado del sincretismo originado por la cristianización de las fiestas del fin de verano de origen celta. 


Sus raíces están vinculadas con la conmemoración celta del Samhain y la festividad cristiana del Día de Todos los Santos, celebrada por los católicos el 1 de noviembre. 


Los inmigrantes irlandeses transmitieron versiones de la tradición a America del Norte durante la Gran Hambruna Irlandesa.


En los países de Latinoamérica se acostumbra a salir por la noche con los niños más pequeños disfrazados a pedir dulces y cantando. Los mayores suelen acudir a fiestas nocturnas después de llevar a los más pequeños a pedir dulces. 


Cuando tuvo lugar la ocupación romana de los dominios celtas la festividad fue asimilada por éstos y se mezclaron ambas tradiciones.


En una época en la que predominaban las festividades "paganas", los papas Gregorio III y Gregorio IV intentaron suplantarla por una festividad Católica (Día de todos los santos).


Una costumbre que persiste hoy en día en Irlanda es la preparación o la compra de un pastel de frutas, en el que se coloca un anillo simple, una moneda y otros encantos antes de hornear. Se dice que aquellos que encuentran un anillo encontrarán su verdadero amor el año siguiente. Esta tradición es similar a la del "Roscón de Reyes" en la fiesta de la Epifanía.


Realmente, aunque se ha generalizado la traducción «truco» en castellano por el inglés «trick» y «trato» literalmente por «treat», en el caso del «Trick-or-treating» no se trata de un truco propiamente dicho sino más bien de un susto o una broma por lo que una traducción más exacta sería por ejemplo «susto o dulce» o «travesura o dulce». 


La calabaza iluminada desde su interior con una vela es el símbolo más reconocible de Halloween. Narra una leyenda irlandesa que había un pillo de nombre Jack, el Tacaño. El diablo, a quien llegó el rumor de tan negra alma, acudió a comprobar si efectivamente era un rival de semejante calibre. Disfrazado como un hombre normal acudió al pueblo de éste y se puso a beber con él durante largas horas, revelando su identidad tras ver que en efecto Jack era un auténtico malvado. Cuando Lucifer le dijo que venía a llevárselo para hacerle pagar por sus pecados, Jack le pidió que bebieran juntos una ronda más, como última voluntad. El diablo se lo concedió, pero al ir a pagar ninguno de los dos tenía dinero, así que Jack retó a Lucifer a convertirse en una moneda para demostrar sus poderes. Satanás lo hizo, pero en lugar de pagar con la moneda, Jack la metió en su bolsillo, donde llevaba un crucifijo de plata. Incapaz de salir de allí el diablo ordenó al granjero que le dejara libre, pero Jack respondió que no lo haría a menos que prometiera volver al infierno para no molestarle durante un año. Transcurrido ese tiempo, el diablo apareció de nuevo en casa de Jack para llevárselo al inframundo, pero de nuevo Jack pidió un último deseo, en este caso, que el amo de las tinieblas cogiera una manzana situada en lo alto de un árbol para así tener una última comida antes de su tormento eterno. Lucifer accedió, pero cuando se hallaba trepado en el árbol, Jack talló una cruz en su tronco para que no pudiera escapar. En esta ocasión pidió no ser molestado en diez años, además de otra condición: que nunca pudiera el diablo reclamar su alma para el inframundo. Satanás accedió y Jack se vio libre de su amenaza. Su destino no fue mejor: tras morir (mucho antes de transcurridos esos diez años pactados), Jack se aprestó a ir al cielo, pero fue detenido en las puertas de San Pedro, impidiéndosele el paso pues no podían aceptarle por su mala vida pasada, siendo enviado al infierno. Para su desgracia allí tampoco podían aceptarlo debido al trato que había realizado con el diablo, quien de paso le expulsó de su reino y, despechado, le arrojó a Jack unas ascuas ardientes, las cuales el granjero atrapó con un nabo hueco, mientras burlonamente agradecía la improvisada linterna que así obtuvo. Condenado a deambular por los caminos, anduvo sin más luz que la ya dicha linterna en su eterno vagar entre los reinos del bien y del mal. Con el paso del tiempo Jack el Tacaño fue conocido como Jack el de la Linterna o «Jack of the Lantern», nombre que se abrevió al definitivo «Jack O'Lantern». Esta es la razón de usar nabos (y más tarde calabazas, al imitar con su color el resplandor de las ascuas infernales) para alumbrar el camino a los difuntos en Halloween, y también el motivo de decorar las casas con estas figuras horrendas (para evitar que Jack llamara a la puerta de las casas y proponer dulces o travesuras).


La información está sacada de Wikimedia y de Wikipedia.